En muchas ocasiones nos hemos planteado cómo le diríamos a nuestro hijo o hija que ha fallecido una persona importante para él/ella. No es tarea fácil ya que para nosotros tampoco es el hecho de digerirla.

Sin embargo, el caso es comprenden más de lo que nosotros nos podamos imaginar, notan que algo está pasando, que no estamos bien… y se plantean ” que le pasa a mamá/ papá que no está igual que siempre”.

La forma de gestionar las emociones que ellos tienen es, en ocasiones increíble e incluso nos pueden ayudar a comprender mejor a nosotros mismos la situación.

duelo infantil

Pues bien, me gustaría daros unas pautas a la hora de afrontar la situación del duelo:

1) Encontrar un momento tranquilo, cuando esté receptivo. No es aconsejable sacarle de su juego para contarle la noticia.

2) Explicarle la situación lo más realista posible, el nota que estamos hablando en serio así q no os preocupéis porque os escuchara con atención

3) Podéis utilizar frases como ” Cariño, la mamá o el papá quieren compartir contigo una cosa importante y nos gustaría q nos prestaras atención”. En este momento se ponen en alerta.

4) Abordar el tema del fallecimiento con la máxima naturalidad posible, no pasa nada si lloráis ya que estáis indicando con una emoción la importancia para vosotros del tema

5) Estos pasos son importantes ya que los niños nos modelan constantemente, por lo que es importante como los afrontáis vosotros, para desarrollo futuro de sus emociones y cómo saber gestionarlas.

6) No hay que temer a hablar de nuestros sentimientos, olvidaros de las frases como: “Se ha ido de viaje” “Cuando sea mayor ya se lo diremos…”

7) Ser sinceros, la mentira solo hará que empeore en un futuro.

8) Dejarles ver a sus familiares, en caso de hospitalización, siempre que ambos estén de acuerdo.

9) Contestar a sus preguntas y a sus dudas y explicárselas con la máxima naturalidad.

10) Evitar metáforas literales que puedan causar en ellos confusión, por ejemplo.” La abuelita se ha dormido y no volverá a despertar” ya que puede que le genere un miedo a dormirse por si le pasa lo mismo.

padre y niño hablando duelo infantil

No hay que olvidar, que cada niño es una caja de sorpresas hay niños muy maduros en la infancia y otros no tanto, por lo que la manera de afrontarlo también será diferente.

Los niños empiezan a tomar contacto con la noción de vida (animales y personas) y muerte (objetos, juguetes) a los 4 o 5 años, por lo que antes, únicamente reconocen a las personas que son importantes para ellos.

A la hora de afrontar el duelo tendremos en cuenta la etapa del desarrollo en que se encuentran, os doy algunas pinceladas

De bebe a los 2 años: en este caso la pérdida de una figura de apego como es la madre, tendrá que ser suplida por otra antes del acontecimiento, una persona cercana que le cubra todas las necesidades que el bebe necesita
De los 3 a los 6 años: pueden comprender perfectamente lo que ha pasado y en ocasiones ser reiterativos, es decir, preguntar constantemente por la persona. Es importante que nos sentemos con ellos las veces que sean necesarias para explicarles la situación.
De los 6 a los 10 años: ya saben perfectamente qué es la muerte, sin embargo pueden reaccionar negando la realidad, siendo más traviesos y juguetones, en un intento de alejar el dolor, conviene ayudarles a gestionar sus emociones, dejando que lloren ya que ellos también han de pasar el duelo como nosotros.
De los 10 a los 13 años: suelen reprimir cualquier emoción dolorosa, necesario tranquilizarles al respecto, les gusta estar con su grupo de iguales, hemos de animarles a ello y hacerles saber que no tiene nada de malo salir con sus amigos.

En caso que determinados comportamientos se conviertan en conductas disruptivas o que supongan una alteración sustancial en su vida, lo mejor es consultar con un especialista.

Si habéis gestionado de alguna otra forma estas situaciones, no dudéis en comentarlas ya que pueden ayudar a otras madres o padres a hacerlo.

Gracias!!

Mar López Buades

Psicóloga Infantil